Lorenzo Peña y Gonzalo

Mi foto
Tres Cantos, Spain
Tras una turbulenta y amarga juventud consagrada a la clandestina lucha revolucionaria, mi carrera académica me ha conducido a obtener las 2 licenciaturas de Filosofía y Derecho y asimismo los 2 Doctorados respectivos (en Filosofía, Universidad de Lieja, 1979; en Derecho, Universidad Autónoma de Madrid, 2015). Soy también diplomado en Estudios Americanos; en cambio, si bien inicié (con éxito) la licenciatura en lingüística, no la culminé. Creador de la lógica gradualista, tras haberme dedicado a la metafísica y la filosofía del lenguaje, vengo consagrando los últimos 4 lustros a desarrollar una nueva lógica nomológica y aplicarla al Derecho: la lógica de las situaciones jurídicas, basada en la metafísica ontofántica que elaboré en los años 70 y 80. He sido profesor de las Universidades de Quito y León, Investigador visitante en Canberra e investigador científico del CSIC, habiendo sufrido la jubilación forzosa por edad en 2014 cuando había alcanzado el nivel máximo: Profesor de Investigación. Soy miembro del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

lunes, enero 31, 2011

Alfonso XIII instigador de la guerra civil

Alfonso XIII instigador de la guerra civil
por Lorenzo Peña

2011-01-31


En mi libro Estudios republicanos, y en otros escritos he sostenido que la conjura que provocó la guerra civil española de 1936-39 fue maquinada e inducida por Su Exiliada Majestad, Don Alfonso de Borbón y Habsburgo-Lorena.

Una confirmación de mi tesis viene a aportarla un reciente libro del extremeño Enrique Sacanell Ruiz de Apodaca: 1936: La Conspiración, Madrid: Síntesis, 2008 (192 pp).

La segunda de mis tesis sobre la contienda de 1936 es que lo que tramaron los monárquicos, falangistas y militares conjurados en 1936 no fue, en absoluto, un golpe de Estado, una operación rápida de asalto a las instituciones, sino un levantamiento en armas para el desencadenamiento de una guerra civil.

De nuevo esta tesis encuentra una plena confirmación en la citada obra de E. Sacanell. Desde su exilio en Roma (al amparo del rey Víctor Manuel III y de su primer ministro, Benito Mussolini) don Alfonso (y con él toda la familia Borbón) preparó, tramó, organizó y desencadenó la guerra civil y la intervención armada de las potencias del Eje (Alemania e Italia) contra su Patria.

Su plan triunfó. Si inicialmente sería Sanjurjo el encargado de implantar una dictadura militar, al final de la cual España volvería a ser un reino y los borbones a reinar, la muerte accidental del marqués del Rif transfirió esa misión a su sucesor, el general Franco, que la cumplirá estrictamente, sólo que fijando el plazo originariamente indeterminado en el de la duración de su propia vida.

El lector interesado puede leer mi recensión de ese libro en ESPAÑA ROJA